Giornico

En la vaguada del Leventina, rodeado de viñedos y bosques de castaños, se encuentra el bien conservado poblado de Giornico con sus casas de piedra. A quien pase por la localidad en tren, le llamarán la atención las siete iglesias, entre ellas la de San Nicola del s. XII. Se encuentra en medio de un viñedo y está consagrada a San Nicolás de Bari. Otro hito destacado es la Torre di Attone del s. XIV, una residencia bien conservada de seis plantas.