La garganta de Schöllenen

En el extremo norte del túnel de base de San Gotardo está Göschenen a 1.100 msnm, que en invierno suele estar bien cubierto de nieve. Desde aquí, un camino lleno de sorpresas pasa por la garganta de Schöllenen hacia Andermatt. Hoy día, el trayecto está bien comunicado gracias al ferrocarril y la carretera. En cambio, esta garganta fue infranqueable hasta el s. XIII. Una leyenda cuenta que el diablo construyó el primer puente en la garganta de Schöllenen. Pero como no obtuvo la recompensa prometida por los lugareños, el diablo quiso destruir el puente con una gran roca. Sin embargo, la roca del diablo falló su objetivo gracias al poder divino y cayó por toda la garganta hasta Göschenen donde se detuvo. La piedra del diablo de unos 10 metros de altura aún sigue ahí en el presente. Se puede ver tras salir de Göschenen, a la derecha junto a la autopista actual.